El proceso de urbanización creciente y a ritmo progresivamente acelerado, es un fenómeno a escala mundial. Adquiere características de suma gravedad en los países en desarrollo por el significativo crecimiento poblacional y la consiguiente extensión física de los asentamientos, incontrolable en gran cantidad de ciudades, con vastas invasiones de tierras
sin servicios básicos ni adecuadas condiciones de sitio.
Asimismo, las dificultades de los gobiernos locales para proveer condiciones razonables de calidad de vida a las expansiones urbanas - e inclusive sostener un adecuado nivel de servicios en las áreas consolidadas - reconocen, entre otras causas:
- La ausencia de una planificación que posibilite un crecimiento ordenado ó de existir la misma, la velocidad de los procesos señalados que desbordan la capacidad de respuesta en el marco de la gestión tradicional.
- La no definición y puesta en marcha de una gestión ambiental de las administraciones locales que procure el consenso comunitario mediante la participación y los acuerdos entre los actores sociales, en condiciones viables.
- La superposición, coexistencia o conflictos de jurisdicciones.
- La escasez de recursos presupuestarios que alimentan -entre otras cosas- el deterioro de los servicios y equipamientos sociales existentes y la desatención de las nuevas demandas.
- La falta de continuidad en las políticas urbanas; de permanencia de cuadros técnicos y administrativos en niveles de conducción e inclusive intermedios.
- Criterios de "progreso" que no evalúan los impactos ambientales, tanto en el subsistema social como en el natural.
- Destrucción o deterioro del patrimonio histórico urbano - arquitectónico y de bienes culturales en general.
- Falta de optimización de los recursos económicos, financieros y humanos disponibles.
- Incremento de la marginalidad social, desocupación y subocupación, que se expresa en la proliferación de caseríos en áreas rurales periurbanas expuestas al deterioro o bien en zonas ya degradadas o de riesgo.
Esta somera descripción de algunos puntos de la problemática urbana existente, tiende a que aumente la oferta al medio de nuestra Facultad, mediante un aporte a la capacitación de sus profesionales egresados como Ingenieros Civiles, en el área del Planeamiento Urbano y Regional. Ello resulta coherente con el proceso de formación académica, que involucra redes de servicios públicos, equipamientos urbanos, obras de infraestructura de saneamiento, transportes, etc. La materia permite incorporar elementos del planeamiento urbano, con el objeto de ampliar el panorama de acción profesional mediante esta capacitación -de carácter introductorio pero con los suficientes componentes teóricos y prácticos básicos.