El campo de las prácticas profesionales es intersubjetivo,

no lo constituyen simplemente determinaciones racionales,

se entrelazan representaciones, apropiaciones,

aceptaciones y rechazos de complejas figuras de la formación;

tales como el observador/a, el/la enseñante, el/la analista, el/la formador/a,

es decir, la Residencia se convierte en un proceso de asumir “nuevos” roles

donde puedan descubrir las diferentes significaciones del campo de la práctica.