No existe en toda la historia universal fenómeno más sorprendente que el de la permanencia y subsistencia de las instituciones jurídicas romanas, fuera de los limites espaciales y temporales de su vigencia. Fueron más de XIII siglos ininterrumpidos, pasando por etapas de diferente situación social, económica, política, que demuestran que la ley de un pueblo no surge de forma instantánea ni absolutamente abstracta, vacía de contenido, son esas situaciones y los hombres que fluyen en su devenir los que van conformándolo.


El carácter universalista del Derecho Romano, su vinculación con la cultura del mundo occidental enriquecida por trece siglos de evolución, caracterizado por la agudeza de sus soluciones, la originalidad de su técnica y el rigor lógico de todas sus instituciones, ofrece al estudiante una perspectiva amplia y completa que constituye en el Siglo XXI el antecedente y el fundamento de los sistemas jurídicos vigentes, a tal punto se puede aseverar que todas las instituciones jurídicas de nuestro tiempo, inclusive las más novísimas como el Código Civil y Comercial Argentino, o bien reiteran y adoptan las normas del Derecho Romano, o bien se encaminan por vías diferentes.

Derecho Romano tiene valor formativo y pedagógico como asignatura inicial de la carrera de abogacía. El estudiante de Derecho se encontrará con una materia introductoria a la carrera, que le brindará una formación y preparación para afrontar no sólo las instituciones propias del Derecho Civil que se estudian en los siguientes años de la carrera, sino también instituciones vinculadas con el Derecho Procesal, la organización constitucional del Estado, el Derecho Público e inclusive hasta el Derecho Penal.

II CUATRIMESTRE // 1° AÑO